Compañeros de viaje

La CUP, o una parte de la CUP, por decirlo de un modo menos inexacto, proviene de la PUA, el primer experimento de Batasuna en Cataluña. Por eso a David Fernández se le conoce con el apodo de “el chófer de ETA”, porque pese a no tener carné de conducir, era quien le organizaba la agenda a Otegi cuando venía a Barcelona. Ahora en abril igual vuelve, David. A ver dónde le llevas.

El chavismo es una versión doctrinal del castrismo, que en los años noventa instruyó a activistas sudamericanos, que a su vez adoctrinaron a activistas europeos en una suerte de comunismo progresivo y light, de corte populista y guardando las apariencias -aunque sólo fueran las apariencias- democráticas. Con esta estrategia, el castrismo pretendía expandirse a través de franquicias como logró hacer con Chavez y Morales, para no quedarse aislado. En España, el chavismo penetró al principio a través de ETA y del narcotráfico, y luego a través de pupilos aventajados como Pablo Iglesias y sus muchachos, en un afán desestabilizador del que también ha acabado participando Irán, porque los malos, como la izquierda, siempre se acaban juntando.

Hay veces que emprendemos aventuras sin saber cómo terminarán. Aventuras amorosas, aventuras empresariales, y esas terribles aventuras gastronómicas en que un amigo muy pesado quiere llevarte a un restaurante que ha descubierto con “una buena relación calidad/precio”.

No es el caso de la aventura que nos propone Podemos. Tenemos Cuba o Venezuela para vernos reflejados en el espejo. Tenemos todas las veces que el socialismo y el comunismo se han aplicado, y que muerte y miseria es lo único que ha causado.

No es ninguna novedad, ni ninguna sorpresa, que compartan avión la extrema izquierda y ETA, primero porque el terror nunca ha sido ajeno al comunismo, y también porque la banda siempre se declaró comunista, por si a alguien le quedaban dudas de las compatibilidades de tan siniestra ideología.

Tampoco es novedoso que el PSOE actúe sin el menor sentido de Estado, y esté dispuesto a subirse en el avión de Maduro y de sus españoles compañeros, pero sí resulta extraño que lo haga sin rubor, exagerando el descaro, sin ni tomarse la molestia de disimular que el poder es lo único que le importa, aún al precio de llevarse por delante a España.

Click aqui para leer la noticia completa en la web del autor: http://www.abc.es/espana/abci-companeros-viaje-201601220149_noticia.html

ABC

Valora la noticia
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on TumblrEmail this to someone
Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.